POR UNA ACCIÓN GLOBAL

La deuda se ha convertido en un instrumento de coacción, a partir de la condicionalidad del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de las políticas de ajuste estructural, utilizado contra los países en desarrollo; la renegociación de la deuda tiene como precio la soberanía nacional y la imposición a estos países de las tesis neoliberales de la globalización económica, la liberalización, la privatización y el mercado como único regulador de la vida; la consecuencia es  la desprotección de las economías de estos países y lo que es más grave, de sus poblaciones.

Como respuesta a esta situación las redes de organizaciones sociales crecen y se organizan, buscando también una dimensión global a sus reivindicaciones. La iniciativa de la Consulta es una aportación desde la ciudadanía y desde el tejido social asociativo, a ese gran trabajo internacional que es la lucha por la cancelación de la deuda externa y en contra de las políticas económicas neoliberales, se enmarca dentro de la campaña de la Plataforma 0.7 “contra la deuda externa, por un desarrollo humano”, dentro de la campaña “deuda externa, ¿deuda eterna?” promovida por Mans Unides, Cáritas, Justicia i Pau y CONFER, dentro de la campaña Jubileo 2000, y también unida a las posiciones de Oxfam sobre desarrollo con equidad, a las posiciones de Acción Global de los Pueblos (AGP) y ATTAC en su lucha contra el liberalismo económico y por el control de los flujos financieros internacionales, y se siente profundamente unida a las redes latinoamericanas y africanas de lucha contra la deuda externa.

Es por ello que nos declaramos unidos/as a las luchas que en todos los rincones del planeta se ponen en marcha, y llamamos a redoblar esfuerzos para la construcción de puentes, lazos y redes que aproximen, más si cabe, a los movimientos sociales en la búsqueda de respuestas globales. Es necesario multiplicar el protagonismo social, en contra del poder de los banqueros, especuladores, mafias y vendedores de armas.